Nuevas políticas públicas para el aumento de la población en Cuenca
Juan Andrés Buedo García
@JAB_1951
Facebook
Twitter
Comentarios
Nuevas políticas públicas para el aumento de la población en Cuenca

Cuenca
29-07-2019
Prosiguiendo con la labor inédita y exclusiva que el EISCA viene desarrollando en el campo de las Ciencias Sociales en general, y, en particular, en la cooperación para implementar de manera transversal su ayuda en la política activa de la Administración Pública, transcribimos el epígrafe tomado directamente del Capítulo 1 del dictamen del Estudio Delphi "Cuenca con futuro en la era del desarrollo sostenible"


1.5. Obstáculos para corregir eficazmente el
Envejecimiento, éxodo de la juventud y aumento demográfico



La ciudad de Cuenca se
halla muy afectada por la denominada “segunda
ola de despoblación”
, abierta
desde 2008 en las capitales de provincia y de comarca, como consecuencia de la
pérdida de habitantes que emigran a las grandes ciudades en busca de mejores
condiciones de vida. Un artículo de José M. Abad Liñán explicó en El País muy bien los esquemas de esta
cuestión el 13 de febrero de 2019, destacando que “agotados ya los caladeros de
habitantes que les llegaban de los pueblos y que ya no dan más de sí, las
capitales del interior no aguantan el zarpazo de las macrociudades”.



La Tabla N.º 5 ordena los
obstáculos marcados en la consulta siguiendo el parecer de los expertos.



TABLA N.º 5











































OBSTÁCULOS
DE ENVEJECIMIENTO, ÉXODO DE LA JUVENTUD Y AUMENTO DEMOGRÁFICO



 



 



%respuestas



1.  Falta de recursos económicos



32,0



3.  Barreras sociales y de integración



20,0



2.  Falta acceso al mercado laboral



16,0



4.
Falta de coordinación entre niveles institucionales



12,0



6. Paralización de cambios en la cultura organizativa
público-privada



12,0



7. Otros



8,0



Total respuestas



12






 



Las pérdidas de la
capital conquense comparten las recetas descritas en ese trabajo, es decir, una
sistemática que incluye tres ingredientes demográficos. Primero: una baja
fecundidad, porque los jóvenes que se marchan se llevan fuera a los hijos que
ya han tenido (y cada vez son menos) y porque ya será también fuera donde
nazcan los que tengan. Segundo: un aumento de la mortalidad, porque quienes se
quedan son los más viejos. Tercero: la salida de inmigrantes que vivían en
estas localidades, de media más fecundos y que, sin ataduras con ningún
terruño, son más propensos a cambiar de residencia que sus vecinos españoles.



Constatan que la falta de
recursos económicos es aquí el elemento principal, sin olvidar tampoco las
barreras sociales ni la falta de acceso al mercado laboral. El Gráfico N.º 5
constituye el retrato directo del evento.



GRÁFICO N.º 5





 



Traducen el conjunto de
mecanismos desnivelados la “pérdida de
aura”
a la que se refirió Abad Liñán. Esto expresa que, con la marcha de
habitantes se esfuma también una brisa: la capacidad de transmitir que una
ciudad es un buen lugar para vivir y prosperar. Se ve cómo escapan inversiones,
infraestructuras y representación política (por ejemplo, el número de
concejales de los Ayuntamientos, que Cuenca mantiene a ras de suelo). Los
barrios se vacían y envejecen. Cierran comercios y hay más casas vacías.
"Se provoca una atonía social y de la dinámica urbana, aunque todo depende
de cada caso, que contribuye a crear un paisaje deprimente, regresivo", como
ilustró el especialista en análisis geográfico José Ignacio Plaza. Incluso se
altera artificialmente la percepción de prosperidad de un sitio: "Cuando
nos dicen que esas pequeñas ciudades tienen un índice de desarrollo igual o
superior a hace años no nos damos cuenta de que eso es solo porque ahora los
que quedan son menos a repartir".



Las carreteras y la
obligación de desplazarse lejos han hecho parte del resto: "Cada vez más
las personas en edad productiva están dispuestas a hacer kilómetros y
kilómetros para ir a trabajar, y eso está afectando a las pequeñas ciudades que
están cerca de otras medianas y grandes", apunta el catedrático emérito de
la Universidad de Léon Lorenzo López Trigal.



La existencia de una
información sobre Demografía de Cuenca
(cfr. el sitio
https://www.foro-ciudad.com/cuenca/cuenca/habitantes.html) nos ahorra ahora de una mayor
extensión en los comentarios; especialmente podemos obviar –al figurar una
referencia precisa en él- la evolución de la población entre 1900 y 2018, la
pirámide de población, el crecimiento natural o vegetativo, el número de
matrimonios, la población inmigrante aquí, etc. Pero emplazados en este recinto
de trabas, un experto es afilado en el comentario:
“Existe un alto
porcentaje de proyectos que a día de hoy se desarrollan y no van encaminados a
un futuro en pos de la mejora de la problemática señalada. Se desarrollan
proyectos que no ayudan a la mejora, sino a la merma, puesto que todos ellos
suelen ir encaminados a intereses ajenos a estos tres puntos de interés que se
mencionan”. En paralelo dice otro de los técnicos que hay “falta de masa
crítica (población) para poder emprender negocios rentables en Cuenca, excepto
para negocios relacionados con las TIC, cuyo mercado potencial sea exterior”.



Pensamos que, tras lo revelado, ha llegado el momento de completar
nuestra opinión remarcando la demanda de
unas nuevas políticas públicas para el aumento de la población en Cuenca
.
Esto pasa por cambiar la actividad pública seguida hasta ahora, haciéndola más
razonada y razonable, transmutándola hacia lo que el profesor Ricard Gomà
explicó en la Revista Papers al
esclarecer el concepto de “gentrificación y el derecho a la ciudad”, que
desarrollaremos páginas después en el epígrafe segundo del presente informe, en
el que se tratarán las acciones colectivas e institucionales orientadas a
aportar elementos de construcción del derecho al barrio y en la ciudad.